lunes, 20 de marzo de 2017

Recuerdos de mi infancia: La festividad de San José







Seguro que conocéis una canción popular que dice:

José se llamaba el padre,
Josefa la mujer
y tenían una hijita que se llamaba María Jos
é...

Esta canción me la han cantado muchas veces porque en mi familia se daban todas estas circunstancias aunque a mi padre siempre lo llamaron, Pepe, y a mi madre, Pepita, que para el caso es lo mismo. Lo interesante y curioso de este hecho, más allá de la burla colegial, se reflejaba sobre todo en la celebración del día San José, que en aquellos tiempos siempre era fiesta. Celebraciones que recuerdo como  los mejores y más dulces momentos de mi infancia. 
Mi padre era funcionario del extinto INP (Instituto Naciones de Previsión) pero además era practicante, al igual que mi madre. Los dos ponían inyecciones y los dos tenían unas manos maravillosas, y no solo por lo que dijeran los afectados sino que yo puedo dar fe de ello. Estaban muy demandados por lo que puedo confesar que mi infancia estuvo ligada a traseros en pompa esperando que las diestras manos de Pepe o de Pepita pincharan sus prietas  carnes con antibióticos, complejos vitamínicos, analgésicos...etc. Y es que en aquella época los tratamientos buenos siempre eran a base de inyecciones. Es más, si el médico te recetaba pastillas, es que tenías poca cosa. En cuanto la enfermedad era importante te chascaban una caja de inyecciones, como mínimo. Ahora que lo pienso, también estaban muy de moda los supositorios y esos sí que me gustaban poco. Como os habréis imaginado yo no alumbraba en el momento del pinchazo pero sí que me gustaba ver cómo hervían las jeringas y las agujas en los estuches metálicos. Estuches que me han acompañado durante toda mi vida. 

Aunque penséis que he perdido el hilo, no es así. Todo está relacionado. Como la gente estaba muy agradecida (nunca llegué a entenderlo bien, pues además de que te hacían daño luego regalabas con gusto y satisfacción..., quizá el truco estuviese en que más que en agradecimiento fuera en prevención, para que los tratasen bien en su siguiente tanda de pinchazos ¡ja,ja,ja!) por lo bien que mis papis les ponían las inyecciones, cuando llegaba el día de San José les regalaban unas tartas buenísimas. Se ve que entonces no existía miedo a engordar ni a que te diagnosticaran de síndrome metabólico y a no ser que fueras un diabético diagnosticado, todo el mundo se premiaba y regalaba pasteles, dulces y tartas. 
Si cierro los ojos puedo ver con claridad la mesa de madera oscura del comedor llena de tartas. Y cuando digo llena es llena. La mesa era cuadrada y grande y en el día de San José se cubría de tartas de nata, de yema, de merengue, de bizcocho borracho... Había tantas, que por la tarde venía mucha gente (familiares, amigos, vecinos...) a casa para celebrar nuestro día y os aseguro que todos se marchaban con el estómago lleno y un trocito más para el día siguiente. 
En realidad no me importaba que me cantaran la canción porque yo estaba muy orgullosa de ser esa hija, María José, de Pepe y Pepita. Mis padres. Los mejores. 


Mis padres en el día de su boda con mi abuela, Carmen, y mi abuelo, Cesar

8 comentarios:

  1. Que bonito lo que has contado! Y vaya foto preciosa, es una joya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es una joya. Gracias por venir hasta aquí. Un beso

      Eliminar
  2. Buenas madrugadas ya ha pasado tú Santo pero te felicito igualmente ..espero lo hayas pasado relindo .
    Muy tierna y emotiva tu historia es cierto que hace ya tiempo al médico , señor cura y Practicante se les llevaba regalos como eran los dulces y algún que otro animalejo para cocinarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja llevas mucha razón. El practicante tenía un gran poder ;-)

      Eliminar
  3. Me encantan las historias de infancia y la ternura con la que la cuentas. Maribel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maribel. Espero acompañarte este jueves :)

      Eliminar
  4. Empiezo por felicitarte (con retraso) me encantan los recuerdos familiares, son entrañables y ayudan a mantener ese hilo que nos une a nuestra niñez. Recuerdo las inyecciones, el estuche y el olor a alcohol y el respeto que se les tenia a los practicantes. Abrazossss

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Popular Posts

Recent Posts

Follow on Bloglovin

Categories

Este jueves un relato (192) Personal (134) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (13) La caricia de Tánatos (11) Mis lecturas (11) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Microrrelatos (6) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Relatos (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Trilogía del Mal (3) Vampirismo (3) Viajes (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La marca personal (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La fuerza de Eros (1) La mirada de Chapman (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Novela Negra (1) Otros autores (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Viaje (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los violines sí. (1) tarta (1)

Blog Archive

Google+

Con la tecnología de Blogger.

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Soy juevera

Soy juevera
Si tuviera color sería luna terrosa, si textura: el suave y delicado género que visten los duraznos cuaresmillos, si oliera sería a canela, a flor de algarrobo y caramelo bullente (Ceci)

Estás a mi lado, lo se...

Seguir by Email

Si quieres saber de mi­

Mi lista de blogs amigos

Translate

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com