miércoles, 23 de septiembre de 2009

¡Este jueves, un relato!


El par de ...

Aquella mañana apagué la alarma del despertador antes de que sonara. No había pegado ojo en toda la noche. Estuve dando vueltas en mi cabeza a la presentación que tenía que hacer. No me gusta hablar en público. No es que tenga fobia social, propiamente dicha, pero me cuesta arrancarme y cuando lo hago no hay quien me detenga, pero lo importante es que lo hago bien o por lo menos eso me dicen.
El día anterior, mi jefe de sección, al que aprecio por su profesionalidad y el excelente trato que siempre me ha dispensado, me indicó que a la mañana siguiente en la sala de juntas, tendría que exponer públicamente mis ideas respecto a una nueva línea editorial. Había quedado una vacante en la sección de marketing y él pensaba que era la persona idónea para ocuparla. La única pega, me dijo muy serio, es que tendrás que competir para el puesto con el ojito derecho del Director General.
En pie y superado el primer instante del encuentro con muchos ojos fijos en mí, di paso a mi exposición y a responder a cuantas preguntas me realizaban los miembros del Consejo de Dirección. Un aplauso final me corroboró que no me equivocaba con la magnífica sensación que tenía. Satisfecha, por un trabajo bien hecho, me senté en el filo de la silla; eso sí, impaciente y tensa a la espera de la intervención de Manolo. Tenía cierta aprensión dado lo cínico y cruel que podía llegar a ser aquel señor.
Manolo se levantó pavoneándose, con un andar seguro que denotaba superioridad. Se dirigió al atril y se puso las gafas. Nos miró desafiante, y yo sentí como se me revolvía el estómago y tenía que ahogar una naciente arcada.
—Señoras, señores. Agradezco la oportunidad que me brindan y la atención que me prestan, aunque sé que voy a tener un duro contrincante en “el par de tetas” que me ha precedido —dijo con una sonrisa de hiena para hacer un chiste.
Enrojecí. Me sentí un guiñapo. Le odié. Era un maldito bastardo. Mis ojos se cruzaron con la lasciva mirada del Director General. Me hundió. Nadie le dijo nada. La mayoría reían, otros ocultaban su cara y las consejeras no se querían dar por aludidas, como si ellas carecieran de tetas.
Utilizar aquellas tres palabras me destrozó hasta límites insospechados. Me destruyó como persona y como profesional. Por supuesto no conseguí el puesto y desde entonces estoy sometida a un costoso y poco efectivo tratamiento psicológico.
Mi rencor hacía ese mal nacido es tan grande que llega a ahogarme. Le maldigo a diario y le deseo lo peor. El objetivo que me moviliza cada mañana es el de vengarme y no pararé hasta que lo haga.
El psicólogo me dice que si no controlo esos sentimientos nunca seré feliz, ni encontraré la paz. A menudo, pienso que puede llevar razón y que debería perdonar lo que me hizo y tirar hacia delante. Al instante me arrepiento de esa reflexión. ¡Al cuerno!, me digo. Si él no tuvo compasión conmigo, ¿por qué habría de tenerla yo con él? ¡Qué le parta un rayo y que las alimañas le devoren las entrañas! , exclamo en voz alta. No pararé hasta que se trague aquellas tres malévolas palabras. ¡Lo juro, por mis tetas!


Más buenos relatos aquí: http://odisea27.blogspot.com/


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

9 comentarios:

  1. La ley de la selva no admite concesiones. Compasivo, si acaso, habrìa tenido que ser quien fue verdugo....
    La vìctima, lo sigue siendo, a pesar del tiempo que ha transcurrido.
    Mª Josè, la compasiòn, debiera siempre adelantarse.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto Tesalo, creo que hay que ser compasivo, auqnue a veces no encuentras camino para llegar a ella.

    ResponderEliminar
  3. La compasion es un buen sentimiento, pero nada apropiado hacia aquel que no muestra un apice de arrepentimiento frente a sus "errores".
    En este caso del relato no creo que alguien capaz de semejante burrada sea merecedor de compasion alguna es mas, ante semejante expresion deberia haber sido despedido aun sin haber terminado la exposicion.
    Besos y abrazos segun correspondan, jajajaja

    ResponderEliminar
  4. !Qué compasión ni qué cojones! que no tetas.
    !Al cuerno con ese mamón!
    No vale la pena enfermar por dos palabras, lástima que ella no le dijo:
    "Dos tetas, sí ¿y que pasa? Tú no tienes ni un par de nada entre las piernas, ni un mínimo de educación".
    Lástima de mujeres, a veces somos demasiado compasivas, nos falta mala leche en las t...
    Bsito, muy buen relato para meditar, natalí

    ResponderEliminar
  5. El texto, ostras, a medio camino entre la risa y el llanto... aunque sé que queda un poco cruel decirlo... y la ilustración...perdona pero la fina ironía me roba...
    A por el tema, ahora que voy conociendo a fondo el significado de este término diría que a él no se le tendría que presumir situación... ¿debería sentir conmiseración o lástima por la situación penosa que estabas viviendo?... pues digo yo que no... EDUCACIÓN... eso sí... un mínimo de educación... que ser así sí que da mucha lastimica....
    Y pasada mi fase compasiva... dónde dices que trabaja ese tío... lo digo porque me encantaría tenerlo delante en una exposición de motivos... ni palillos hacen falta para ese comentario...ea

    ResponderEliminar
  6. Con algo así es imposible sentir compasión, en todo caso siento pena de que las mujeres seamos, la mayoría de las veces, demasiado educadas para darle la contestación que merecia un tipo así.
    Magnífico relato
    Un beso de Mar

    ResponderEliminar
  7. Natalia, Carmen y Mar soy de vuestra opinión. A veces somos demasiado tontas y compasivas.
    Manolo, lo triste es que este es un hecho real. Nadie se levantó y nadie dijo nada. Todos pensaron que era un chiste gracioso. El tal Manolo es de los graciosillo, "malange" que decimos por esta tierra, pero que tiene muchos adeptos.

    ResponderEliminar
  8. Lo bueno de todo, que es una especie que esta en franco retroceso debido a que estan consideradas como plagas.

    cariños

    ResponderEliminar
  9. Que soez. Ciertamente hay un aire divertido en el relato aunque el tipo sea un cretino. Y yo soy de los que cree en el Karma... aunque a veces uno siente la necesidad de poner las cosas en su sitio.

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Popular Posts

Recent Posts

Follow on Bloglovin

Categories

Este jueves un relato (192) Personal (134) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (13) La caricia de Tánatos (11) Mis lecturas (11) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Microrrelatos (6) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Relatos (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Trilogía del Mal (3) Vampirismo (3) Viajes (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La marca personal (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La fuerza de Eros (1) La mirada de Chapman (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Novela Negra (1) Otros autores (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Viaje (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los violines sí. (1) tarta (1)

Blog Archive

Google+

Con la tecnología de Blogger.

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Soy juevera

Soy juevera
Si tuviera color sería luna terrosa, si textura: el suave y delicado género que visten los duraznos cuaresmillos, si oliera sería a canela, a flor de algarrobo y caramelo bullente (Ceci)

Estás a mi lado, lo se...

Seguir by Email

Si quieres saber de mi­

Mi lista de blogs amigos

Translate

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com